Preocupación

Un juego que está a punto de terminar: todos los partidos políticos temen el aumento de imagen de Milei

El diputado nacional, Javier Milei.
El diputado nacional, Javier Milei.

¿Estará gagá o simplemente habla por despecho? Quien supiera ser el referente incuestionado del Partido Obrero cayó en desgracia hace tiempo y, claro está, no aprendió a callarse la boca. Como la mayoría de su generación.

De la nada, el histórico dirigente del PO, Jorge Altamira, le dio para que tenga al Frente de izquierda y los Trabajadores (FIT), y –sorpresivamente- aseguró que el diputado libertario Javier Milei “es más audaz que sustancial” y que para él “sería un error una potencial alianza con Patricia Bullrich”.

Según Altamira, la Argentina experimenta un “proceso de disolución general del régimen político. Una de las premisas de este régimen es que la Justicia haga la vista gorda a la actuación de los funcionarios públicos como ocurrió siempre, por ejemplo, con la llamada Patria Contratista”, pero la condena de Cristina Kirchner marca, a su juicio, un punto de inflexión al respecto.

“Lo que tenemos ahora es un choque violento de intereses porque Argentina, de conjunto vive un impasse, del que no logra salir de ninguna manera haciendo explotar la estructura superior", diagnosticó.

Tampoco omitió referirse a la condena a Cristina: “En el caso de la familia Kirchner, no hay que olvidar que no sabemos qué pasó con el dinero de la privatización de YPF, de sus cuentas en el exterior o el dinero dirigido a Santa Cruz”, ni al macrismo: “Lo mismo pasa con Mauricio Macri: no está probado que el contrabando de automóviles no haya existido y al mismo tiempo, lo de Lago Escondido muestra que hay una mafia judicial, mediática y política que está organizada en función de intereses particulares”.

En lo referido a los espacios minoritarios que han tenido mayor crecimiento electoral en los últimos tiempos, tanto de derecha como de izquierda, consideró que la “Argentina seguramente vaya a un esquema parecido al de Chile donde en las PASO se presenten 150 partidos y vayan a la general el espacio que sacó el 15 contra el que sacó el 14. Hay una desintegración, tanto de Juntos por el Cambio y del Frente de Todos. Hay una fuerte atomización del proceso electoral", enfatizó.

Pero “la diferencia con Chile es que la atomización puede poner en peligro a todo el proceso electoral particularmente por los problemas económicos. Eso no existía en Chile. Acá Martín Guzmán sufrió una corrida cambiaria que casi voltea al Gobierno”.

Llamativamente, Altamira sacó un conejo de la galera al afirmar que “El que tiene un discurso alternativo es Milei y es claro porque denuncia todo. La Izquierda no, tiene planteamientos particulares sobre la ayuda social y el salario, pero se cuida mucho de no plantear una crítica al poder”.

Y, por si no quedara claro, profundizó sus críticas hacia el espacio que supo dirigir, y que lo hiciera a un lado hace tiempo: “La izquierda tiene miedo de que la acusen de radicalizada. Hay una izquierda que no plantea una alternativa de poder y hay una derecha que es más audaz que sustancial”.

Inesperadamente concluyó sus consideraciones asumiendo el rol de consultor político del economista libertario, al subrayar que “también sería un error para Milei una potencial alianza con Patricia Bullrich.”

Un viejo y acertado refrán afirma que “se vuelve de todo, menos del ridículo”, pero Altamira parece no conocerlo.

Lectores: 2990

Comentarios

MÁS NOTICIAS

POPULARES