Política
Una que le cuesta soltar

Cristina busca rédito político y redobla su apuesta

Después de un largo silencio, la ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner volvió a hablar por tercera vez en menos de quince días.
Después de un largo silencio, la ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner volvió a hablar por tercera vez en menos de quince días.

En su alocución en el acto del Instituto Patria para conmemorar los 50 años del asesinato del Padre Mugica, la ex vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner hizo sus críticas al ajuste libertario, pero centró su discurso en la crisis de liderazgos que desgarra al panperonismo. "Si nos organizamos, las cosas van a cambiar", enfatizó.

Es preciso mencionar que Cristina solo se expuso en los últimos años, cuando tuvo necesidad de enviar alguna clara señal de posicionamiento político. Ahora ve que es su oportunidad, ya que evalúa que el ahora presidente Javier Milei está entrando en una fase de declinación, y que la movilización y la protesta social contra su gobierno no encuentra eco en la dirigencia de Unión por la Patria, ni, mucho menos, aparece ningún liderazgo de recambio.

Por estas razones Cristina sabe que es momento de salir de su nunca confirmado retiro y ocupar ese lugar central para reempoderarse. Esta determinación es un golpe a la mandíbula al peronismo, ya que no podrá salir de su anarquía y atomización interna mientras ella siga manipulando la interna. 

Nadie consigue reemplazarla

Si bien en los últimos tiempos asomaron la cabeza Juan GraboisGuillermo Moreno y Axel Kicillof, ninguno consigue hacerle sombra. Los dos primeros son mediáticos, pero no suman votos en las urnas. Con Axel es distinto, ya que su avance en las encuestas y los diversos armados que se están gestando a su alrededor lo convierten en un riesgoso contrincante interno, para una herencia que ella pretende legar a su hijo (Máximo Kirchner), como en un sistema monárquico. 

Sus apariciones apuntan en dos direcciones convergentes: criticar al gobierno para convertirse en su principal opositora, para simultáneamente recuperar su liderazgo para tratar de aglutinar al panperonismo y a buena parte del progresismo.

Claro está que nada asegura si podrá conseguirlo, ni si muchos que se alejaron por ya no soportarla, ni a ella ni a la Cámpora, estarían dispuestos a volver. Pero insistirá de igual modo, ya que si hay algo que no soporta es el anonimato. 

Lectores: 1160

Comentarios

MÁS NOTICIAS

POPULARES