Última actualización: 3:20
Fusión de imagenes

El llanero solitario: Durán Barba busca un nuevo amigo y coquetea con todos a través del "focus"

“Ahora, Jaime es un hombre de Uspallata puro”, dijo Jaime Durán Barba.
“Ahora, Jaime es un hombre de Uspallata puro”, dijo Jaime Durán Barba.

“Ahora, Jaime es un hombre de Uspallata puro”, dijo Jaime Durán Barba. La frase le pertenece a uno de los ocho integrantes del staff fijo que se ocupa de la estrategia comunicacional de Mauricio Macri y que durante años mantuvo un ida y vuelta permanente con Jaime Durán Barba, el consultor ecuatoriano que en el 2015 llevó al ex Presidente a la Casa Rosada y que ahora intenta hacer lo mismo con Horacio Rodríguez Larreta.

Después de la pandemia de COVID-19, el asesor, que en la última década se hizo particularmente famoso en la Argentina gracias al PRO -fue tal el furor en una época que hasta la mismísima Cristina Kirchner lo recibió en Olivos durante su gestión- y que durante lo peor de la crisis sanitaria se recluyó en su departamento de Guayaquil, empezó a alternar otra vez sus días entre México, Estados Unidos y nuestro país. Pero nunca volvió a frecuentar a Macri. Al menos, no como lo hacía antes.

El anuncio oficial del ex Presidente de hace casi dos meses, con el que se excluyó de la competencia electoral, es el mejor ejemplo: fue su primera decisión de peso desde que incursionó en política que no llevó el sello de Durán Barba.

En el macrismo puro nadie recuerda con exactitud cuándo fue la última charla que mantuvieron el ex jefe de Estado y el consultor. “Hubo alguna conversación esporádica, pero nada más. Lo de ese domingo -la decisión de no ser candidato este año- fue un Macri cien por ciento Macri”, resaltaron en su entorno. Traducido: antes, las definiciones del ex mandatario estaban edulcoradas con los consejos del gurú ecuatoriano.

En el entorno de Macri aseguran que el consultor intentó reunirse con él el año pasado, sin éxito. “Mauricio dejó de darle pelota”, subrayan. Sí tuvo al menos un encuentro con Patricia Bullrich, la precandidata del sector halcón del PRO. Fue antes de fines del 2022. No volvieron a frecuentarse. La estrategia de comunicación de la ex ministra de Seguridad es manejada por Derek Hampton.

Alejado de Macri -entre sus colaboradores deslizan que algunas de las decisiones políticas de Rodríguez Larreta de estos meses con las que se enfrentó con su mentor fueron ideadas por él-, el ecuatoriano está abocado casi a tiempo completo en el país a la campaña del jefe de Gobierno junto a su socio Santiago Nieto. “Los gordos” los llaman con simpatía en el larretismo.

En la sede porteña de la calle Uspallata dicen que no el consultor no es el principal estratega. Que es uno de más en la larga lista de colegas, analistas, operadores, encuestadores y hasta familiares que orbitan en el universo larretista. “Horacio no tiene una mesa chica única, son varias”, explicaron. Alguna vez, uno de los dirigentes más importantes del PRO definió al espacio como una “mueblería, por la cantidad de mesas”.

Rodríguez Larreta y sus estrategas son fanáticos de las encuestas y los focus. Cualquier movimiento, político o mediático, tiene que estar avalado científicamente. Casi que no prima la autenticidad.

Hasta la pareja del jefe de Gobierno, Milagros Maylin, quiso conversar en su momento con el consultor ecuatoriano. Lo hizo en más de una oportunidad. Así lo confirmaron cerca de la ex funcionaria. Dicen que no recibe asesoramiento del gurú, pero que sí lo vio varias veces.

Lectores: 2380

Comentarios

MÁS NOTICIAS

POPULARES