Política
Visión

Marcó la cancha: Ricardo López Murphy criticó a los planeros y apuntó contra el Gobierno que les da "estabilidad"

El dirigente Ricardo López Murphy.
El dirigente Ricardo López Murphy.

Ricardo López Murphy, flamante aliado de Patricia Bullrich, salió a apoyar las afirmaciones de la presidenta del PRO exigiendo sangre y balas para eliminar el acampe piquetero. En campaña electoral, el “Bulldog” afirmó que “vamos a recuperar las calles. Sin orden no hay libertad y sin libertad no hay desarrollo.”

Pero ni Bullrich ni López Murphy pueden escaparle a la mácula de haber formado parte del gobierno de Fernando de la Rúa, que sembró las calles argentinas con casi cuatro decenas de asesinatos en su vergonzante huida. Y así se lo hicieron saber la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, y el Jefe de Gobierno porteño, Felipe Miguel.

La portavoz le tiró el pasado en la cara al economista, al recordar en su cuenta de Twitter que: “El ministro que nos llevó al colapso del 2001, con represión y muertes, (está) añorando otro diciembre como aquel”.

Y remató enfatizando que López Murphy promueve: “El orden de las balas y la caballería. La libertad del corralito. Nunca tan explícito”.

Del otro lado de la grieta y enfrentado con el sector de Bullrich-López Murphy, el Jefe de Gobierno porteño, Felipe Miguel, descartó las exigencias de sus violentos socios dentro de la coalición Juntos por el Cambio: “No se puede liberar por la fuerza ¿se pide tirar gases lacrimógenos a niños y mujeres?”.

“No se puede liberar esto. Es un problema”, explicó. Y aseguró que “estamos trabajando para liberar el Metrobús. Y buscamos instancias para evitar una solución policial”.

Miguel no solo le respondió a López Murphy, sino también a Bullrich, quien había desafiado al Gobierno nacional y al porteño al sentenciar que: “Si te toman el Obelisco, no podés gobernar el país”.

Y completó asegurando que, de hacerle caso a Bullrich, “se generarían situaciones de fricción y tensión, con chicos, mujeres y calor”. Y llamó a sus antagonistas dentro de JxC a la reflexión. “Hay que tener conciencia”.

“¿Se pide que se tiren gases? ¿Qué se use la fuerza pública? No se sabe cómo puede desencadenarse”, concluyó.

Apagar el fuego con nafta nunca es una solución virtuosa. Esta vez privó la razón y, a pesar de sus diferencias, el Gobierno nacional y el de la CABA salieron marcarles el terreno a los profetas del odio.

Lectores: 3539

Comentarios

MÁS NOTICIAS

POPULARES