Última actualización: 4:37
Hundidos en la miseria

No da pie con bola: la oposición salió con los tapones de punta ante las nuevas medidas económicas del Gobierno

Mientras los bandos en el oficialismo se pelean por quien tiene más poder, el pueblo argentino paga las consecuencias.
Mientras los bandos en el oficialismo se pelean por quien tiene más poder, el pueblo argentino paga las consecuencias.

La miseria argentina es cada vez más grande conforme pasan los días y los anuncios respecto a alguna herramienta para manejar la crisis económica, que apaña a todos, todavía no aparecen.

Mientras eso pasa y los gremios reciben de parte de la ministra de Trabajo Raquel "Kelly" Olmos la promesa de que "se está estudiando el tema", el kirchnerismo no cede en su presión por que se otorgue una suma fija. En el medio, los sueldos cada vez duran menos. 

Los más afectados, para no faltar a la costumbre, son los trabajadores del sector formal, que vienen de siete años de puras pérdidas, con salarios que no dejan de caer. Sobre esa cuestión de fondo, hay dos bandos bien definidos en la interna política, tanto desde el oficialismo como desde la oposición.

Por un lado, desde el Gobierno de turno, está el kirchnerismo y los sectores sindicales referenciados en el Frente Sindical para el Modelo Nacional, que lidera Pablo Moyano, uno de los integrantes de la conducción de la CGT. 

Ahí se resisten a que la Casa Rosada, con el presidente Alberto Fernández, se interponga y gane la eterna pelea en contra de una suma fija que quede incorporada a los salarios.

"La manera de resolver esto es a través de la suma fija. No entiendo quién se puede oponer a un aumento para los que menos tienen", aseguró el diputado nacional del Frente de Todos y secretario general de la CTA, Hugo Yasky.

Paralelamente, el viernes se manifestó la vicepresidenta, Cristina Kirchner, en un discurso ante el Congreso de la UOM, donde se manifestó Hugo "Cachorro" Godoy. El secretario general de la CTA Autónoma y de ATE cree que la medida debe ser anunciada lo antes posible. 

"Es una vergüenza que el Gobierno siga postergando así una medida que no es para mañana, que debería haber salido ayer. La situación en la que estamos es inadmisible, hay un grado de insensibilidad muy grande", dijo.

Por otro lado, el sector más pesado de la CGT, que integran Héctor Daer y Carlos Acuña junto a otros referentes del sindicalismo tradicional rechaza, en sintonía con el presidente, la idea de una suma fija que quede atada al salario. Entre los argumentos, sostienen que se perjudicará a las paritarias libres y que sólo impactará en los salarios más bajos. 

En este sector defienden el "shock paritario" y están más cerca de la idea del bono por única vez. De todos modos, el debate no es tan lineal, aunque está bien claro que es lo que no quieren. 

"Estamos en contra de los decretos que dan sumas al salario y no se discuten en paritaria. Nosotros somos sindicatos de la formalidad y nuestro instrumento fundamental es la negociación paritaria, ahí es donde resolvemos nuestras mejoras salariales", dijo Sergio Romero, titular de la Unión de Docentes Argentinos (UDA) e integrante de la CGT.

Respecto de la idea del bono, a pagarse por única vez, la idea más aceptada por el Gobierno y la central obrera, el sindicalista consideró que "vendría a paliar un poco la difícil situación pero de ninguna manera tiene que ir en desmedro de la paritaria, sería la última instancia que tendríamos en cuenta".

No hay que olvidar algo de lo que los políticos están muy al pendiente, como son las elecciones presidenciales del próximo año, donde el desempeño del Frente de Todos está de mal en peor.

Lectores: 3234

Comentarios

MÁS NOTICIAS

POPULARES