Política
Exclusivo

Asoma y avanza un nuevo esquema de poder en la UCR nacional

El Comité de la provincia de Buenos Aires de la Unión Cívica Radical (UCR).
El Comité de la provincia de Buenos Aires de la Unión Cívica Radical (UCR).

El radicalismo a nivel nacional sigue ensayando su juego para reforzar su rol protagónico en la escena nacional y parecen configurarse desde hace un tiempo 2 estilos que se van diferenciando. Uno hasta el momento parece ser el "correctivo".

Aquí parecen inscribirse quienes detentan el poder real y manejan recursos y diálogo de primera línea, léase de esta manera al "dream team" de los 5 gobernadores de Santa Fe, Maximiliano Pullaro; de Corrientes, Gustavo Valdés; de Mendoza, Alfredo Cornejo; de Jujuy, Carlos Sadir y de Chaco, Leandro Zdero.

Se trata de una estructura de poder que más de un partido envidiaría y hasta, paradójicamente, la propia militancia radical. En los mejores tiempos de Raúl Alfonsín, la UCR sólo dominó seis provincias. Si bien el radicalismo no administra la provincia de Buenos Aires, sí tiene el poder sobre importantes distritos que aportan y mucho al producto bruto nacional, y ese dato lo registran y muy bien en la Casa Rosada.

El estilo "correctivo" hacia distintos oficialismos muchas veces fue el predominante en el centenario partido de Alem cuando jugó su papel en la oposición e implica el aporte de matices diferenciales a la política de shock planteada por el oficialismo. Muy propio de aquello que se vio en Diputados a la hora de debatir la Ley Bases.

Fue cuando la tropa radical recitaba un rosario de interminables críticas en el recinto para después señalar que "finalmente, vamos a apoyar".  Se respeta la filosofía tradicional de ayudar y otorgar herramientas, pero, en determinadas cuestiones se plantean límites, tal vez "tibios" para otros sectores.

Más allá de estilos, el partido se juega todos los días y se quieren sumar jugadores a esta estructura sobre la cual hay amplias expectativas de perdurabilidad.

Es el caso del titular del Comité Provincia y senador Maximiliano Abad, quién empieza a tomar conciencia de su situación estratégica como para definitivamente consolidar esta estrategia de acción.

Tras su sorpresiva "abstención" en ocasión de tratar la validez del DNU 70/23 comprendió que el aislamiento sufrido por su indefinición lo podría condenar a una Siberia política y comprendió la importancia de jugar fuerte y hacer jugar fuerte a su participación como legislador y también detentando aún el poder del radicalismo bonaerense.

Los gobernadores tienen algo que Abad puede ofrecer como complemento para generar una imagen de oposición fuerte y responsable y, a la vez, una opción de poder para el recambio en 2027.

Más de un dirigente radical con el cuero curtido por mil batallas y varias derrotas suelen aún comentar por los lúgubres pasillos de comités parroquiales que el radicalismo para ser opción competitiva debe garantizar un apoyo por encima del 20 por ciento del electorado.

Esto pareció ocurrir con el juego fuerte que hizo la alianza con el PRO que a su vez le disputó palmo a palmo la clase media, su principal mercado electoral.

Pero ahora hay una incertidumbres sobre la continuidad de esta coalición y la UCR, al menos en territorio bonaerense, baraja y da de nuevo y busca un relanzamiento y allí Abad entiende que puede jugar un papel clave sintiéndose parte del esquema de poder predominante.

Obviamente que aquí Abad no juega sólo, dado que responde a su inserción en el oficialismo partidario bonaerense donde también opinan e influyen sectores que responden al ex vicegobernador Daniel Salvador y al ex diputado Carlos Fernández.  Entre los tres definen pasos a seguir y evalúan de qué manera pueden aportar y hacer usufructo político del armado nacional con los gobernadores.

En principio, Abad empezó a jugar fuerte. Como en el fútbol juega de "carrilero" y responde positivamente a cada convocatoria de los mandatarios provinciales, introduce iniciativas que permitan identificar notablemente sus derechos de autor y se diferencia del titular del Comité Nacional, Martín Lousteau.

Con un complemento entre el conjunto de los gobernadores y Abad parece nacer o brotar una mirada que, el tiempo dirá, si se organiza y se consolida para generar el recambio partidario en el cual estarían sobrando varios dirigentes de un ala muy crítica y contrastiva con el Gobierno nacional.

Lectores: 1465

Comentarios

MÁS NOTICIAS

POPULARES